Andiamo in Uruguay Giovani

       (Vamos a Uruguay  Jóvenes)

 

   EL A.U.G. es su historia  (Foto)

Todas las historias siempre inician con un pequeño paso, un paso tantas veces hechos inconscientemente, sin tener claro dónde se está yendo, un paso con una pequeña esperanza en el corazón, que de a poco puede volverse una gran esperanza. "Caminante, no hay camino: si hace camino al andar." Como es verdadera esta frase de A. Machado!...; y así me viene espontáneo decir que el A.U.G. nace en el 1971 cuando, después de algunos años de experiencia en el O.M.G. , Operación Mato Grosso decido decir "Sì" a la llamada de Jesús y de empezar el camino del sacerdocio. Una cosa tengo clara en el corazón: es un paso necesario porque aquí en Calabria no hay sacerdotes que siguen los grupos que mientras tanto, desde el 1968, han nacido para ayudar a los pobres del Brasil, del Ecuador, del Perú. Muchos me desaconsejan este paso. También en el O.M.G. , en aquellos tiempos, este no es considerado una elección en línea con un modo de hacer, un estilo de vida justo del O.M.G. Pero yo, dentro de mi, siento que es necesario. Los jóvenes del Sur tienen que gozar de un sacerdote que se convierta en punto de referencia por un camino de Amor para los pobres, difícil de vivir sin ninguna ayuda. El camino se da paso después de paso, se hacen errores, pero queda la certeza. Los jóvenes y los pobres, con la ayuda de Jesús. 

Varios son los pasos antes de llegar al A.U.G.: la Operación Mato Grosso, la Operación Marañon Joven, pequeño movimiento de jóvenes que trabajan por el Perú, y luego en el 1997 nace la A.U.G. ( Andiamo in Uruguay Giovani - Vamos a Uruguay Jóvenes). Pero aquí dejo la palabra a los chicos que han dado este paso conmigo; son ellos en efecto, que continuarán el camino: Rosa y Caterina, permanentes en Uruguay,; Maria, permanente en Bolivia. Nathalie y Massimo, que han estado en misión por dos años,; Rosy, Aurora (che han estado más veces en misión por varios meses); Anna,Felicia Antonio,Giuseppe, Silvia, Francesca, Giancarlo, Ámbar, Jade, Verónica etc…, que construyen día tras día el futuro del A.U.G en los grupos.  

Despacio, ayudados por la presencia de las "Mamá Margherita", grupos de adultos, sobre todo madres, que quieren ser madres de los pobres, y de la presencia del último entrado en grupo que siempre es primero en el trabajo y en el silencio, Jesús, seguiremos la historia de esperanza y amor por un futuro mejor para los pobres del Uruguay y Bolivia, o de dónde el camino nos llevará. 

¡Paz y alegría! 

Padre Mimmo BALDO

EL A.U.G. , Vamos a Uruguay Jóvenes, es un movimiento de jóvenes que ofrecen gratis su tiempo libre para mantener una misión en Uruguay. Nace en el 1997 de una idea de Don Mimmo Baldo, que vivió ya experiencias misioneras en América latina. Descubre por casualidad que el orden de las monjas de la parroquia B.M.V. de la Piedad en la cual es paroco, es decir las Misioneras Franciscanas del Verbo Encarnado, tienen misiones en Uruguay, y de allí nace la idea de ofrecer una ayuda a los pobres de aquella tierra, y al mismo tiempo de implicar aquí jóvenes en Italia. El estilo de nuestros grupos A.U.G. es ensuciarse concretamente las manos, de hacer pocas palabras y más hechos. 

Sí, queremos cambiar el mundo, y para hacerlo, estamos convencidos que no hay necesidad de hacer grandes cosas o ser héroes, sino de pequeños gestos cotidianos. 

Cada grupo tiene una propia sede, y allí, nosotros chicos nos encontramos para trabajar: hacemos manualidades que vender en los tenderetes, organizamos pescas de beneficencia, colecciones de prendas usadas, organizan ventas de naranjas o castañas asadas, animamos fiestas para niños y muchas otras actividades.   

Con el provecho de nuestro trabajo y las ofertas de las personas o asociaciones que nos ayudan, como la Fundación Elena Sapio - NA - y los grupos Mamá Margherita, sostenemos "Villa Betania", en otras palabras nuestra casa misionera, dónde viven del 18 de abril 2000 Rosa y Caterina, dos chicas de nuestros grupos que han decidido regalar su vida a los pobres y Casa Tabor, la misión boliviana de Ivo dónde vive Maria en forma permanente y dónde Laura está prestando un servicio de dos años. Antes de Villa Betania, el 1° de septiembre de 1998, hemos abierto "Casa Emmaus" que nosotros consideramos nuestra misión en Italia, en cuánto punto de referencia para los jóvenes de los grupos y apoyo a los misioneros permanentes. 

Cada año en efecto, algunos chicos sienten el deseo, dentro del camino de grupo, de partir por una experiencia de tres meses, para ponerse a disposición de la comunidad de Villa Betania, de Casa Tabor y de los pobres. 

A Villa Betania, estructura confiada a nosotros de la Diócesis de Melo, se trabaja sobre todo con los niños y los chicos del barrio. Se hace oratorio casi todo los días, catequesis, y con el "Merendero" se da la merienda a unos treinta niños, selectos entre los más necesitados. Por el juego se trata de dar un espacio a los niños en que se sienten comnodos, aprobados. Se ofrece un modo de estar junto educativo, a la manera de Don Bosco, para que se vuelvan "buenos cristianos y honestos ciudadanos". 

No sólo, cada día se reza el Santo Rosario con toda la comunidad en la Capilla dedicada a la "Madre del Salvador." Y con los adultos se hacen encuentros semanales. 

Más allá del barrio de Villa Betania (El Fogòn), nos ocupamos de otro barrio a otro tanto pobre: el Ruiz. También allí nuestro trabajo predominantemente es de oratorio. Dos veces a semana, animamos el recreo en dos escuelas de Melo. En las escuelas uruguayas no se puede hablar de religión, pero la animación es una ocasión muy importante para invitar los niños al oratorio. 

La pobreza de esta gente es material y conjunto espiritual. Las casas en que viven son muy pequeñas, húmedas porque sin fundamentos, hechas con materiales pobres y de recuperación. 

Los niños juegan todo el día por las calles, en el polvo, a menudo descalzo, pero aquellos que es peor, solos, y expuestos a los peligros de la calle. Las familias son numerosas y disgregadas, el trabajo es poco y mal pago: eso empuja muchos a la delincuencia. Lamentablemente muchas son las situaciones de malestar, de abandono. Muchísimas son las familias divididas: los padres se separan, abandonan a los hijos, o los descuidan dejándolos crecer solos. 

En estos años, también por vuestra oferta por este calendario, ha sido posible abrir un internado con una pequeña escuela quesera, que recibe al momento a siete chicos del campo y les da la posibilidad de ir al liceo por la mañana, y a la tarde en el taller de queso aprendiendo el arte quesera. El 7 de marzo de 2004 se ha abierto la primera misión en Bolivia, a Ivo, una pequeña comunidad de Indios Guarani, gracias a la disponibilidad de Maria. 

Los pasos son pequeños y lentos, pero igualmente grandes e importantes porque movidos por la gana de los jóvenes del A.U.G. de cambiar un poco la misma vida tratando de ser menos egoístas y más abiertos a los pobres y a Jesús. Sólo por el trabajo y el sufrimiento, se logra entender que el camino por la verdadera felicidad pasa de la sencillez y del buen corazón, para llegar a la única esperanza de vida que es Jesús. 

Gracias por todo lo que hacéis por nosotros para que nuestro camino pueda llegar más para arriba. 

Los chicos del A.U.G. 

"… Por tu amor, por tu amor solamente,

los pobres perdonarán el pan que Tú donas a ellos…" 

 SAN VINCENZO DE ' PAOLI

 

El 04 de MARZO de 2004 

INAUGURACIÓN de la ESCUELA de los QUESOS a MELO (Uruguay) 

 

El 07 de MARZO de 2004 

SE ABRE LA NUEVA MISIÓN A.U.G. ( Andiamo in Uruguay Giovani ) a IVO - VICARIATO APOSTOLICO DE CAMIRI ( BOLIVIA )