Andiamo in Uruguay Giovani

 (Vamos a Uruguay Jóvenes)

Grupo Mamá Margherita

EL A.U.G. y las Mamás Margherita



EL A.U.G., Vamos a Uruguay Jóvenes, ya lo conocen todo. Son jóvenes que quieren caminar sobre los pasos de Don Bosco y tomarse cura como él, de otros jóvenes. Y así, con su trabajo y su dedicación, han logrado abrir dos misiones en América latina, sin contar su misión italiana, Casa Emmaus, sobre el Paso de Acquavona.
¿Pero quién son las Mamás Margherita? ¿Y cosa tienen a qué hacer con el A.U.G.?
La explicación es simple y tiene todo en el nombre que han elegido: Margherita fue la madre de Don Bosco y su apoyo incondicional, y es a ella que las mamás Margherita se inspiran. Quieren ser el apoyo de los jóvenes del A.U.G., sea de aquellos en misión en Uruguay y en Bolivia que aquellos en Italia.
El primero grupo de M.M. nace a Marina di Nocera Terinese en el 1995, a la salida de Caterina en Brasil por una misión de dos años. , Hoy Caterina es "permanente" en Uruguay, en la misión de Betania de Melo. Algunas mujeres amigas de Caterina oyen la necesidad de animar y sustentar este paso, no sólo con las buenas palabras, pero con los actos. Y así se intensifica el cambio de cartas hacia el Brasil y se inventan pescas de beneficencia, tenderetes de artesanía femenina, loterías, almuerzos y cenas a pagamento. 

( La Señora Maria hace ganchillo)
Luego el 02 de octubre de 1995-día de los SS. Ángeles de la guarda-nace un segundo grupo a Zangarona de Lamezia, dónde hay dos partentes por el Brasil, y echa el ancla un grupo a Nicastro en la zona de la Piedad, alrededor de los primero partentes por el Uruguay. Los grupos de Pianopoli y Monastir, son los últimos nacidos.
Es importante subrayar que las Mamás Margherita no son grupos de amigas que quieren "matar el tiempo haciendo algo de útil"; más bien a menudo, cuando nace un grupo, no se conocen entre de ellas. ¡La voluntad de hacer viene antes, la amistad nace después, junto a la paciencia, al buen humor, al respeto del otro. Y quiere de ello una buena reserva!
Los grupos M.M no es estructurado. No hay un presidente ni un tesorero, sólo mano de obra voluntariosa. El trabajo se desarrolla de modo simple: alguien lanza una idea, por ejemplo un almuerzo de beneficencia. No se dice nunca de no, pero se empieza a desentrañar la idea, poniendo en evidencia los problemas técnicos, logísticos, tormentas etc…. y se busca la solución, que se encuentra siempre. Y se va adelante.

Naturalmente, lo aflijo y la armonía no son calidades innatas a los grupos M.M, van siempre corriendo, y si uno de nosotros este alguno trabajo propio no "lo siente", se echa sencillamente a lado. Lo importante es respetar los tiempos de cada uno de nosotros, pero siempre teniendo a mente un principio:
La ocasión perdida por pereza, mala voluntad o egoísmo es un acto contra los chicos con los que nos hemos empeñado, que sean jóvenes del A.U.G. o los niños de Melo.

Otra particularidad, las Mamás Margherita no tienen casi nunca una unión de parentesco con los misioneros del A.U.G., porque no es aquel el motivo de su adhesión: cuando dispara en alguien de nosotros de convertirse en una Mamá Margherita, es como si abrazara a todos los chicos del AUG, y se convirtiera en la mamá adoptiva. Y un real acto de caridad, pues de amor. ¡Un empeño muy grave pero satisfactorio! Tenemos que estar atentas a no dar limosna, es decir regalar las "sobras" de nuestro tiempo   o   nuestro amor,   pero   trabajar a lo sumo

La Señora Maria y la Señora Giovanna                nuestras posibilidades y a veces más allá de ellas.

¿Y cosa dicen nuestros parientes, aquellos señores con los quales nos hemos casado y aquéllos hijos que hemos puesto al mundo? El primer movimiento es de paternalística indulgencia, mejor éste que arrastrar el marido al curso los baila caribeño.

El segundo movimiento es mucho meno indulgente, porque la mujer desaparece el domingo por la mañana, a veces todo el día y muchos otros días, ocupada en tenderetes o crispellate o almuerzos de beneficencia. ¡Y aunque las M.M tienen la prudencia de dejar el almuerzo bonito listo, no es en fin muy divertido comer en compañia del TELEDIARIO! Pero las mamás tienen duro, no he visto nunca de ello uno que dejó porque apretada por el mismo famigli. Al contrario son los maridos a asomarse a un almuerzo de beneficienza como huésped a pagadora, y son estos extendidos maridos que acaban  asando los salsiccie a la parrilla a las fiestas a lo abierto! Y es un milagro-la palabra es fuerte pero el sentido es aquel-y lo he visto renovarse espeso.
Alguien pensará que las M.M tienen mucho tiempo libre, que son hogareñas o jubiladas. ¡Equivocado! Casi todas trabajan regularmente fuera de casa, tienen a hijos que estudian y se ingenian entre trabajo, casa y A.U.G y jefe a despacho, marido y misioneros exigen cada uno lo máximo de su empeño. Pero las Mamás Margherita se defienden con un fuerte sentido del humorismo y evangélica paciencia.
¿Dónde encontrarnos y como ayudarnos?
Algunas nuestras actividades son a determinadas obsesiones:
- Tenderete del segundo domingo de mayo y el 8 de diciembre, a la parroquia de la Piedad
- Feria de san Biagio a fin enero, con una caseta al cubierto.
Otras actividades son fechas variables:
- almuerzo de beneficencia en primavera y en otoño a Soveria Mannelli
- misma actividad, mismo período a Pianopoli en los locales de una conocida pizzería en colina que nos presta locales y cucina
- cena del pobre, patatas y recobro cocidos, sin condimentos, parroquia de la Piedad
-  poi crispellate, venta de dulces, por ahí por el lametino.

Si vuestra parroquia o vuestra comunidad cuenta con una sala capaz de recibir a 50 personas sentadas, estaremos encantadas de organizarvos un almuerzo de beneficencia. ¡Os divertiréis y también nosotros! ¡Y los precios son los mismos del 1997!
Y si tenéis ganas de participar en una de nuestra actividad, a lo mejor como posible futura Mamá Margherita, prueba a tomar contacto con Don Mimmo a la parroquia de S. Maria de las Gracias-Lamezia Terme-Sambiase, Don Giancarlo a la Piedad o a Don Antonio a Soveria Mannelli. Sabrán dirigirvos a la persona justa.

La Señora Maria mientras trabaja a los manteles por los tenderetes AUG